Úrsula Corberó, ha nacido una estrella.

miércoles, 29 de mayo de 2013 1 comentarios
La actriz catalana de 23 años es la tercera vez que se fotografía para la Revista Instyle. Úrsula Corberó llegó a Plató Cenital, en Madrid, vió y venció. 

"Nos acostumbramos a su presencia televisiva (últimamente en la serie Gran Reserva, La 1) y pronto la veremos en el cine (estrena ya Lejos del mundo, con Carmelo Gómez y el próximo otoño, ¿Quién mató a Bambi?, junto a Ernesto Alterio y Clara Lago). La joven Úrsula Corberó dibuja un futuro color de rosa y nos revela sus secretos, dentro y fuera de la pantalla."

Se presenta en el estudio pisando fuerte, con una sonrisa envidiable y una seguridad en sí misma digna de elogio. En cuestión casi de minutos, la chica 'normal' (camiseta básica, de American Vintage, vaqueros y sneakers) se transforma en una diva vestida de rosa, que enamora a la cámara y deja al equipo asombrado y encantado a la par. Tampoco es de extrañar dado su curriculum. Nada más empezar la charla, Úrsula nos pone al día de su trayectoria profesional que empezó en Barcelona cuando la niña de nuestros ojos tenía cinco o seis años: "Me da un poco de vergüenza contarlo, pero yo veía el programa 'Lluvia de estrellas', en la que la gente se transformaba y cantaba, y le decía a mi madre que quería ser artista, que teníamos que hacer algo al respecto", cuenta la actriz de Gran Reserva. "Empecé a hacer castings y no me cogían nunca. Así estuve dos años."


-¿Cuál fue tu primer trabajo?
+Un anuncio para el banco Central Hispano en el que salía dos segundos. Me pusieron 'gafas de culo de botella' y me situaron al lado de treinta personas, pero yo estaba encantada. Después hice más campañas hasta que con 11 años me contrataron para Mirall Trencat (Espejo Roto, una serie que se emitió en TV3 de Cataluña) y luego para otra, muy conocida, que se llamaba Vendelplà.

-Al final tu madre entendió que la niña tenía madera...
+ Pobre. Trabajó muy duro. Vivíamos en las afueras de Barcelona, a unos 70 kilómetros, no teníamos coche y le tocaba a ella llevarme en tren a los castings, el día entero para arriba y para abajo. Sobre todo sufría cuando me salía un trabajo y ese mismo día tenía mi clase alguna excursión o actividad especial. Siempre me decía: "Cariño, piensátelo". Pero lo mío era vocacional. Esta profesión debe gustarte mucho, porque es un trabajo con un ritmo muy frenético, que exige una gran constancia y una disciplina estricta.

-¿En qué consistía aquella aventura con el grupo musical Top Junior?
+Además de todo lo que hacía a diario, los fines de semana asistía a clases de canto e interpretación en Barcelona. Estuve así durante seis años hasta que salió esto: formar parte del grupo musical Top Junior. Hicimos una gira de años y medio por España, grabamos varios sencillos, pero al final no cuajó y yo seguí en lo mío, que era la interpretación. La verdad es que me gusta todo: actuar, cantar, bailar, posar...




-¿Te veremos en un musical?
+Aún no me he lanzado, pero tengo el semáforo en ámbar. Me apetece. Hace mucho que no canto, tengo claro que no soy cantante, soy actriz y me desenvuelvo mejor delante de las cámaras, aunque no desecho ninguna posibilidad. Con una buena preparación, por supuesto que me vería capaz.

-En la etapa de Física o Química hablabas y no parabas de lo bien que os llevábais todo el equipo. ¿Qué queda ahora de aquella relación?
+En la vida siempre hay etapas. Ahora es difícil coincidir, porque cada uno tiene su trabajo y nos resulta complicado vernos. Pero durante aquellos años éramos diez adolescentes en el cuerpo de uno: lo hacíamos todo juntos. Trabajábamos 12 horas de lunes a viernes y los fines de semana nos íbamos al teatro, al cine, a una casa rural... Para mí, que venía de Barcelona, ellos eran mis amigos, mis confidentes, mis compañeros... Lo eran todo.

-¿Sigue Maxi Iglesias figurando entre tus mejores amigos?
+Sí. Hablamos todas las semanas. Es una persona ocho veces más especial por dentro que por fuera. Para mí, Maxi es mi hermanito de Madrid, alguien prudente, noble, con un instinto protector muy acusado pero, a la vez, alguien muy tierno. Me recuerda mucho a Quim Gutiérrez: ambos dan una imagen de 'macho ibérico' que tanto nos gusta a las españolas, hombres de rasgos marcados con un contrapunto muy meloso.

 -Con Quim acabas de rodar la película '¿Quién mató a Bambi?', ¿qué tal la experiencia?
+Maravillosa. Todos los actores son gente guay: Quim, Julián Villagrán, Clara Lago... hasta el director, Santiago Amodeo. Se trata de una comedia muy disparatada y divertida. Si el argumento es una locura, imagínate qué puede ocurrir cuando los personajes están más locos todavía...



-Nos han contando que eres una aplicada coleccionista de barbies...
+Me fascinan desde pequeña, y siempre que voy a algún sitio me compro una. De Nueva York me traje la Barbie Rizzo, a imagen y semejanza de aquel personaje de Grease, y también compré otra en Inglaterra. Adquiero barbies nuevas, pero también guardo las que tenía cuando era pequeña, vestidas con los trajes que les hacía mi abuela costurera. No me considero nada repipi ni hiperfemenina, pero el mundo Barbie me fascina.

-¿Tanto como la moda?
+No soy una experta, aunque me gusta seguir las tendencias. Eso sí, cuando tengo eventos, arriesgo bastante. Me considero cañera y me gusta mezclar, ya sea prendas low cost con otras más sofisticadas o vestidos baby doll con toques rockeros.

-¿Te dejas aconsejar por alguien? 
+Por Ana Antic, que es estilista y amiga. Me conoce muy bien. Nos presentaron hace muchísmos años en el festival de cine de Isla Antilla y tuvimos un flechazo amistoso. Me ayuda en todo.

-¿Y en cuestiones de belleza? ¿También admites opiniones ajenas?
+Soy bastante apañada: o me lo hago yo o recurro a la maquilladora Sonia Marina. Tengo muy claro dónde me puedo sacar partido y dónde no. Aunque tampoco es que arriesgue demasiado, sobre todo con el pelo.


-¿Te cuidas mucho?
+Muchísimo. ¡Y me gusta! Tengo la piel muy sensible. Suelo llevarme mis propios maquillajes a televisión para evitar los que me ponen allí, demasiado gruesos y compactos para mí. Suelo utilizar productos de farmacia o de Kiehl's. Por la noche, me aplico el sérum Midnight Recovery, de Kiehl's, que es maravilloso. Por la mañana, un poco de vitamina C, también de Kiehl's, y me paso el día con el agua termal para desmaquillarme.

-El año pasado abriste una tienda de moda. ¿Qué tal va tu faceta de empresaria?
+Se llama World Family Ibiza (Claudio Coello, 81; Madrid) y sigue la filosofía de la marca, propiedad de una familia ibicenca, hippy de verdad, a la que conozco desde siempre. Es muy étnica, con bolsos hechos a mano que son piezas únicas. Y estoy encantada, porque me he traído a mi madre para que se encargue de la tienda. Cuando decides montar un negocio, ¿quién te lo va a llevar mejor que tu propia madre?

1 comentarios:

  • Anónimo dijo...

    Fotos estupendas, gran fotógrafo y grande Úrsula por dejarse fotografíar así.
    Espero que mucha gente os lo haya dicho ya, pero tenéis el blog muy bien estructurado y muy juvenil, es muy chic, fashion y el diseño define más o menos como es Úrsula.
    A las chicas, que lleváis el blog, lo hacéis estupendo. Cuando quiero seguir algo de Úrsula (sus trabajos reciente y todo eso), con poner en google 'Blog oficial de Úrsula' me meto aquí y disfruto de todas las noticias.
    Un beso!

Publicar un comentario