Úrsula Corberó: "La vida es muy bonita viviéndola con alegría"

lunes, 28 de julio de 2014 0 comentarios
Nos trasladamos a Tenerife y, durante 48 horas, secuestramos a Úrsula Corberó (en pleno rodaje). ¿Nuestro objetivo? Descubrir a la nueva imagen de Tampax, la misma chica que ha conquistado al cañón Andrés Velencoso. Dos días al lado de un personaje te ayudan a comprenderlo mejor, a conocer a la persona y a olvidar por unos momentos a la actriz. Ursu (como la llaman sus amigos) está en su mejor momento personal y profesional, es sexy, extrovertida, y con un cuerpazo de escándalo. ¿Quién da más?



+Acabas de finalizar el rodaje de tu última película 'Cómo sobrevivir a una despedida' y está pendiente de estreno 'Perdiendo el norte'. ¿Te imaginabas tu carrera así?
-No. Estoy muy agradecida porque mi vocación viene de muy lejos. Creo que nací artista, es algo que he sentido desde siempre, que yo tenía que salir por la tele. Con cinco o seis años ya le decía a mi madre: "cuando yo sea muy conocida y tenga dinero, os compraré una casa en el campo a ti y a papá".

+La tele ha sido tu plataforma de lanzamiento, pero, ¿en qué medio te sientes más cómoda?
-El cine te pide más tiempo, tiene muchas horas de espera y eso me mata. En los rodajes de películas puedes estar 11 horas de rodaje e interpretar ante la cámara 45 minutos. He descubierto que el gran trabajo del actor es saber dosificar la energía y estar al 100% en el momento en que te toca a ti. Hay tantas horas de espera que hay que mantenerse activo para transmitir. Estoy acostumbrada al ritmo trepidante de la tele.

+La espera desespera... ¿Qué haces en esos lapsos entre toma y toma?
-La mayoría de las veces bailo, me ayuda a mantenerme a tope para cuando me toca hacer mi papel.

+¿Bailar en los rodajes?
-Sí, me encanta. Mis compañeros alucinan. Baila cada día porque anímicamente me sienta fenomenal. Siempre he tenido inquietudes artísticas, me gusta cantar, dibujar... Hice bachillerato artístico, si no me hubiera salido esto me habría dedicado al diseño de joyas.



+Vemos que eres una chica muy alegre, ¿que le preocupa a una mujer de 24 años con trabajo?
-A largo plazo no tengo problemas, gracias al cielo. Lo que más me perturba es no estar cerca de los míos, aunque intento ir a mi tierra todo lo posible. Pero con tanto trabajo ¡no puedo planificar nada! Todos tenemos muchos problemas, pero hay que ser positivos, la vida es muy bonita viviéndola con alegría. ¿Qué ganamos intoxicándonos los unos a los otros con lo negativo?

+¿Cómo ves tu futuro?
-Tengo muchas cosas en la cabeza. Mi trabajo me lleva como un bólido con muchas otras cosas que no son solo interpretar, todo lo que conlleva ser una persona conocida: sesiones de fotos, eventos, entrevistas... No me da tiempo a pensar en el mañana, y la verdad, prefiero que sea así.

+Empezaste a trabajar muy joven, ¡a los 13! ¿Sientes que te has perdido algo?
-No tengo esa sensación, todo lo contrario. He vivido muchísimas cosas. Hay mucha gente de mi edad que aún no se ha encontrado; que no sabe qué hacer con su vida. Ya soy muy afortunada. Además, nunca he sido una chica 'fiestera', así que juergas... más bien pocas.

+Entonces, ¿cómo sobrevivirás a una despedida de soltera?
-Es algo bastante difícil de saber, pero seguro que todo iría bien mientras fuera con amigas de toda la vida. Para mí, no hay reglas.


+¿Crees que por eso te eligieron Chica Tampax?
-Yo he logrado mi sueño, ser actriz, me he atrevido a superar miedos e inseguridades que me podrían haber frenado en mi día a día. Imagino que esa es la razón, ¿no?

+¿Qué has aprendido?
-Tener responsabilidades desde un principio te marca. Me ha tocado aprender desde joven. Creo que han sido fundamentales la disciplina, el compañerismo y la humildad. Compartir tanto, como hacemos en este trabajo, te enseña a pasar de individualismos. El talento es fundamental, pero sin las otras virtudes estoy convencida de que no llegas a nada.

+¿El perfil estrella ya no funciona?
-En los últimos tiempos me he dado cuenta de que los equipos quieren trabajar con gente que no dé problemas (como en todas las profesiones). Antes, el talento iba por delante, aunque fueras un perro verde. Hoy, no. El cine ha cambiado y la reducción de presupuestos ha afectado al perfil de, actor que buscan los directores. Es fundamental trabajar con gente que cree un buen ambiente, algo que me han inculcado en casa.

+Los papeles se suceden, no paras. ¿Cuál se te escapó y te da pena haber perdido?
-Una espinita que tengo es no haber actuado en Madrid en el teatro con la obra 'Perversiones sexuales en Chicago', después de haber hecho la tourné. Me apetecía actuar en las tablas de la ciudad que me vio nacer profesionalmente, pero no pudo ser. Amo el teatro, te da una libertad inigualable.



+Hablando de amor... ¿Qué te enamora?
-Un hombre trabajador, con mundo, que me pueda enseñar muchas cosas. Y que, por supuesto, yo también le pueda aportar a él. Creo en un diálogo de igual a igual.

+¿Eres de las que arriesga cuando sufre un flechazo?
-Soy de las que comete locuras, me sale así, es mi forma de ser. Aunque no soy una chica de amores de verano, soy más de relaciones largas. Me gusta la vida en pareja, compartir, pero sin duda, prefiero estar sola que mal acompañada. Por mi trabaja he pasado mucho tiempo así y me sienta muy bien.

+¿Cuál es tu truco para mantener la pasión en tu relación?
-No pensar que se acaba, vivo cada día como si fuera el último, no me gusta creer que lo que tengo no va a ser para siempre. Otro factor que me parece fundamental es que cada uno tenga su vida: no hay que confundir querer a tu pareja con dejar de ser tu misma; mantener tu espacio para poder aportar en la relación es la clave. Así como dedicar tiempo y tener intimidad.

+¿Y cómo consigues compatibilizar el respeto al espacio íntimo que buscáis los actores con la exposición que hacéis en las redes sociales?
-Es difícil. A mí me gusta estar cerca de mis seguidores, sin esa gente y su admiración yo no estaría trabajando. Siento que me debo, hasta cierto punto, a esa gente, yo lo hago como una entrega a mis fans. Pero hay que saber distinguir porque una cosa es que alguien te suscite interés y otra atentar contra su intimidad. Hay una cuestión que me descoloca un montón: cuando veo unas fotos mías y no era consciente de que me las habían hecho. Es muy marciano, me da un poco de miedo, porque te das cuenta de que te estaban siguiendo. Salir o no salir en prensa rosa no es el tema, lo que me molesta es ese tipo de persecución. Creo que debería ser ilegal y es un atentado contra la privacidad, que yo no tenga derecho a hacer mi vida sin que una persona me siga me parece fatal.



Reportaje: Revista Cosmopolitan
Fotos: Alicia Aguilera
Estilismo: Juncal Cucullo
Entrevista: Cristina Castany

0 comentarios:

Publicar un comentario