Úrsula Corberó: "No pienso en el futuro, soy de vivir el presente" | Mujer Hoy

lunes, 7 de julio de 2014 0 comentarios
Confía en su intuición... y acierta. Los paparazzi la persiguen, acaba de rodar una comedia con Carmen Machi y se ha incorporado a la tercera temporada de la serie Isabel. Nunca vuelvas a preguntar: "¿Quién es esa chica?"

Úrsula Corberó desafía a los números. Es mitad niña (juega, baila, devora los instantes) y mitad mujer hecha y derecha (reflexiva, segura y con las ideas claras). Es 100% actriz (se transforma, interpreta, se mete en una nueva piel con cada vestido) y otro 100% modelo capaz de comerse la cámara. Para tener el retrato completo, sumémosle también un 100% de chica normal, cercana en el trato, desprovista de toda traza de presunción. 

Es evidente, con Úrsula Corberó las cuentas no cuadran. ¿Será esa combinación imposible la que ha seducido al supermodelo Andrés Velencoso? Ella, que ni confirma ni desmiente, se ríe mucho y señala hacía las fotos, que algo dicen... Pero más allá de su relación con el ex de Kylie Minogue, Úrsula está de actualidad por su trabajo. La nueva chica tampax acaba de rodar con Carmen Machi y Javier Cámara una comedia, Perdiendo el norte y estará en la serie Isabel como Margarita de Austria.


+Vuelve a la televisión con un papel de época muy lucido...
-Margarita ha sido un regalo maravilloso. Para empezar, por tener la oportunidad de ponerme esas extensiones de pelo, esas joyas fabulosas, esos tocados... En Flandes estaban muy avanzados en moda. Ella es la prometida del príncipe Juan, el heredero de Castilla, hijo de Isabel y de Fernando y, cuando llega a Castilla, la reina alucina con ella, porque Margarita fue de las primeras mujeres que se atrevieron a llevar escotes y colores llamativos en la corte de Castilla... En España eran muy austeros y ella llega con un vestido azul eléctrico de terciopelo. Si hablamos de romper las reglas, ella sí que fue rompedora. Pero lo más bonito del personaje es que fue una mujer encantadora, inteligente, de corazón limpio y don de gentes.

+Con ella, además, ha cambiado de registro y ha roto también en cierta medida su querencia por la comedia...
-Sí, la verdad es que estoy enganchadísima con la comedia. Y eso que es un género muy difícil, que no admite tensión, nervios... esas cosas que con el drama son más fáciles de camuflar. En 'Perdiendo el norte' casi toda la trama la tenía con Carmen Machi y Javier Cámara, unos auténticos maestros.

+A ver si sale un bombazo con ha sido 'Ocho apellidos vascos'.
-¡Ojalá! La gente, sobre todo ahora, cuando se toma un tiempo para ir al cine, le apetece reírse y desconectar de todo.

+Y usted, ¿cómo desconecta?
-A mí me tira todo lo artístico: cantar, bailar, dibujar... Mi padre es carpintero, un artesano, y mi madre comercial. No tengo una familia de artistas, pero nunca he querido otra cosa que ser actriz. Fui la típica niña que no se callaba ni debajo del agua y siempre estaba bailando y organizando desfiles con mis Barbies.

+O sea, que nunca llegó a haber un plan B.
-No, hice Bachillerato artístico, quería estudiar diseño de joyas o de moda. Pero aproveché mi oportunidad en Física o Química, que fue mi trampolín.

+¿Qué tipo de actriz es?
-Soy muy espontánea y me gusta mucho arriesgar. Me dejo llevar por los sentimientos, soy muy sensible y eso me ayuda para empatizar con mis personajes. Mucha gente dice que interpretar es mentir, pero yo creo que es todo lo contrario.

+En sus fantasías, comparte escenas con...
-Tengo debilidad por Leonardo DiCaprio. Todo lo que hace, me fascina, me parece sobrehumano. Pero mi ambición no es ir a Hollywood, mis deseos van más por aprender, por conocer a gente interesante y ser cada día un poco mejor. Todo lo que quiero es estar feliz, tener a mi alrededor a gente que me quiera y en la que pueda confiar, trabajar, ganar lo suficiente para llenar la nevera y hacer mis cocinitas y poder tener tiempo de bailar todos los días al llegar a casa. Con eso ya voy sobrada.

+Acabar el día bailando no es mala idea.
-A mí es algo que me sale de dentro, se me escapa, no lo puedo contener. Yo me meto en una discoteca, me pongo a bailar y Úrsula desaparece. Es como una terapia, me desintoxico.



+En su blog la hemos visto hacer macarrones con bechamel, ternera con salsa... ¿Es usted cocinillas?
-Totalmente. Cuando tengo tiempo, me encanta ponerme el delantal, cocinar, invitar a los amigos a casa...

+¿Mejor que recorrer los locales de moda?
-Sin duda. Es algo que me pasa también por la profesión, me apetece estar tranquila y relajada. Una cena en casa con amigos y una buena charla no los cambio por nada.

+Supongo que se refiere a algunos de los "efectos colaterales" de la fama, como los paparazzi, ¿qué tal lo lleva?
-A días. Yo los tengo continuamente en mi puerta y hay momentos en los que los llevo bien, otros mal y otros regular... Soy una persona normal y corriente. Hay días que salgo de casa hecha un trapo, o cansada, o sin ganas de hablar ni de encontrarme con nadie, como le pasa a cualquiera.

+Buena parte de ese interés que despierta se debe a su relación con el modelo  Andrés Velencoso. ¿No sería más fácil decir: "Sí, estamos juntos" y punto?
-Nunca me ha gustado dar explicaciones de lo que hago o dejo de hacer en mi vida. La verdad, soy muy celosa de mi intimidad, quiero tener cosas reservadas solo para mí. Y creo que me aporta nada el hecho de hacer públicos ciertos detalles. Tal vez aportaría libertad. Es sencillo: "¿Está usted enamorada de Andrés Velencoso?" Nunca digo ni sí, ni no. Hay cosas que se ven, hay documentos gráficos que están ahí. Pero yo de mi boca prefiero que no salga nada.

+Anímese a romper sus propias reglas y hábleme de él..-
-[Risas, y después, silencio.]

+Tratemos entonces de indagar en qué será lo que él ha visto en usted. ¿Es coqueta?
-¡Muchísimo! Mi madre, que es todo lo contrario, me dice: "Ursu, que te pasas". ¡Pero qué puedo hacer si soy Doña Cremitas! Los potingues siempre han sido mi perdición: una crema, un maquillaje, una laca de uñas, un nuevo corte de pelo... ¡Me vuelven loca! Cuando tengo un evento, me puedo pasar dos horas maquillándome.

+¿Hay cosas que le quedan grandes a esa niña de pueblo?
-Si, claro que las hay. Muchas.

+Por ejemplo...
-Toda esta expectación. A veces hay que pararse a pensar en lo que te está pasando, pero hay que darle la importancia justa.



+Creo que me he perdido. No sé si se refiere al asunto Velencoso, al acoso de los fotógrafos...
-Me refiero a todo, a la repercusión de ser un personaje público, las consecuencias y cómo puede afectarte.

+Hablemos de reglas, ¿las cumple o se las salta?
-Mi regla es no pensar mucho en el futuro. Vivir el presente, el instante.

+Entendido: no es usted de hacer planes.
-No, yo soy de vivir. De aprovechar el presente. De dejarme llevar y de hacer lo que me apetece. Escucho y me dejo aconsejar, pero luego soy bastante de hacer lo que me da la gana. En ese sentido sí que rompo las reglas. Apuesto por confiar en los valores de uno mismo, por dejarse guiar por las propias intuiciones e inquietudes. Y seguro que tendré que equivocarme muchas veces, tengo 24 años, pero aún así seguiré siendo siempre yo.

+Este verano cumplirá 25...
-Sí, es increíble... ¡si hace nada tenía 18!

+¿Ya se ve mayor?
-Para mí son muchos años.

+¿Está donde pensaba estar a esa edad?
-Sí, estoy donde quiero estar. Lo que sucede es que lo que soñamos, aquello que queremos conseguir, cuando lo logras, te das cuenta de que es diferente a la idea que tenías en la cabeza. Los sueños sólo tienen cara buena, pero en realidad tienen siempre una cara B, muchas veces inesperada. Hay que saber jugar con ambas para ir creando tu propio destino.

+En su primer papel, cuando tenía 13 años, mataba a su hermano por amor... Sin llegar a esos extremos, ¿qué sería capaz de hacer Úrsula por amor?
-Soy muy enamoradiza y muy romántica. Me entrego mucho, no me reservo, lo vivo a tope sin dejar nada para mañana, pero mis sueños, mi trabajo, mis objetivos están por delante, siempre. Para estar bien en el amor, tienes que estar bien contigo misma.

+¿Lo dejaría todo por él (por el amor, quiero decir...)?
-No. En este momento, no.


Reportaje: Mujer Hoy
Periodista: Beatriz Navazo
Fotografía: Santi Esteban
Make up: Marina Alejandre

0 comentarios:

Publicar un comentario