Úrsula Corberó: "Bailo todas las mañanas: duchita y música a tope" | Cosmopolitan

lunes, 3 de agosto de 2015 0 comentarios
Pelo suelto, camiseta básica, leggins negros que ciñen un cuerpecín casi adolescente y ojos almendrados ocultos tras unas gafas panorámicas caracterizan a esta catalana. No pude verlos pero sentí que miraban hacia abajo como los de un gorrioncillo. Cuando la vi llegar, me quedó claro, clarinete: Úrsula Corberó es actriz (y ahora imagen y colaboradora de Maybelline NY porque, ella que puede, encaja perfectamente con los valores de la firma: una mujer segura, alegre y sin miedo a experimentar con su maquillaje para conseguir sus metras profesionales y personales). Desde los cinco años, cuando le dijo a su madre "mamá, quiero ser artista" -frase literal-, no ha dejado de serlo. Y ese. Ese es su estado natural. Úrsula Corberó, una chavalita de 25 años, de pueblo, con ganas de aprender y de comerse el mundo. Será cosa de las dualidades de esta mujer, que nació con retraso óseo y aparenta una edad que no tiene. Quizá sea como el final de "La dama de Shangai", donde lo que se refleja en el espejo no es lo que parece. O sí. O que es una adorable criatura y oye, no es necesario entenderla.

+Úrsula, estás que no paras.
-Sí, hace unas semanas acabé con "Águila Roja". También he terminado "Anclados", de la que hemos hecho ocho capítulos de la primera temporada. El estreno fue muy bien (21.7% de share)

+Me encanta que te pongas en versión entrevista.
-(Risas) Uy sí, me estoy poniendo super seria. Y espérate, que voy a ir cada vez más seria hasta terminar enfadada. Y va a ser así (comienza a llorar): no sé que hacer, estoy desesperada, no quiero vacaciones. Para qué voy a ir al Caribe si podría estar levantándome a las cinco de la mañana todos los días. ¿Quién quiere Caribe? ¡Eh! ¡A ver! ¿Quién? ¿Para qué voy a ir a mi tierra a ver a mis amigos de toda la vida si puedo estar en Madrid achicharrada de calor, eh? Mira como soy de actriz que me pongo a llorar y todo en un segundo (risas).

+Uy, me estás asustando.
-Es que lo mío es muy fuerte. Me creo cualquier cosa. Es que mira, me sugestiono, me sugestiono y...

+Qué teatrera eres.
-Soy superactriz. Cada vez más. Y eso que nunca quise serlo. Vale, te miento. Sí que quise, pero 'jo'. Como las actrices estamos tan mal vistas... Incluso dentro de la profesión. Sobre todo para los chicos.

+Pero, ¿por qué?
-Porque creen que estás zumbada y piensan: "Yo no quiero estar con una así nunca".

+O sea, que es difícil ligar siendo actriz.
-No, para las relaciones más bien. Porque dicen que somos muy... intensas y que somos muy inestables emocionalmente hablando y tal...

+Pero eso ya veo que no es verdad...
-(Risas). Y los actores dicen que nunca nunca con una actriz... Tienen bastante consigo mismo como para aguantar a otra igual.

+Pero no sé cómo lo hacéis que siempre acabáis juntos, actrices con actores.
-Supongo que uno se enamora de aquel que tiene más cerca, con el que hay más roce, con el que más compartes más cosas, ¿no? Fíjate, a mí me pasa que desde que me vine a Madrid tampoco he tenido la suerte de conocer a gente que no fuera de la profesión.

+¿La suerte?
-Sí, yo creo que es una suerte. Encontrarte con alguien que no tiene nada que ver con tu mundo es guay. Que en tus momentos de ocio no tengas que estar pensando en el curro, ni hablando de curro...

+Claro, alguien de otro ámbito te ayuda a desconectar...
-Sí, pero siempre he salido con gente de la profesión y mis mejores amigos se dedican a lo mismo que yo, pero conocer a gente distinta que te cuente otras cosas te oxigena.

+Claro, lo tuyo ya te lo sabes.
-Justo.

+¿Compartes con nosotros tu último descubrimiento de belleza?
-Ya he descubierto la última tendencia en maquillaje, el contouring. Solo necesitas Master Sculpt de Maybelline NY. Afina la forma del rostro y te ayuda a marcar relieves, claro.

+¿En Barcelona, tú eras la artista del cole?
-En mi pueblo, de pequeña, siempre fui el patito feo. Yo tengo un retraso óseo. De tres años. Imagínate cuando tenía 12, mi cuerpo parecía el de una niña de 9. Fui mucho al endocrino y de pequeña era muy chiquitita. Supongo que porque nací ochomesina.

+Pero ahora es fantástico.
-'Joe' sí, pero yo tenía entonces un trauma. Imagina todas mis compañeras con 15 o 16 años, que tenían sus tetitas, sus sujes, sus formas... ¡Y a mi no me había crecido ni un pelo debajo del brazo! (risas). Pensaba: "Joder macho, ¿me voy a quedar así toda la vida?". A esa edad era todo super complicado. Pero, ¿por qué te cuento esto?

+Te preguntaba que si eras artista desde pequeña.
-Empecé a grabar anuncios muy pequeña. Hice el de "Las tres mellizas" y me convertí en el hazmereír de mi colegio.

+¿Crees que era envidia?
-¡Qué va! Fue porque a la edad que lo hice, "Las tres mellizas" ya no molaban. Y me pasaba la vida regañando. "Pues a mí me gustan, dejadme en paz". Pero total, que empecé a dar clases de interpretación y aunque yo hacía publicidad y estudiaba teatro en Barcelona, llegaban las obras del cole y no me daban el papel.

+Pensaba que serías la típica que dominaría el cotarro.
-Para nada. A mí me tocaba hacer de huracán y a mi mejor amiga le daban el papel de Pocahontas. Llegaba "Siete novias para siete hermanos" y a mí, que yo bailaba y tal, me ponían con el más feo de la clase. Pero en esas, me eché una amiga que también le tocaban los papeles más chungos como a mí y ahora es mi mejor amiga. Pero yo nunca me sentí un patito feo. De hecho, me parecía una injusticia porque yo, yo era mona. Vale, a ver, soy pequeñita, pero mona.

+¿Cómo se tomaron tus padres lo de ser actriz?
-Me he dado cuenta de que he tenido mucha suerte con ellos. No tenía ni cinco años cuando le dije a mi madre: "Mamá, quiero ser artista". Pero mi madre, en lugar de pensar: "Sí hija, como todas las niñas" o "la niña, que quiere ser actriz, ya se le pasará", dijo: "Vale. Vamos a buscar una agencia, vamos a apuntarla a clases". Siempre me han tomado muy en serio. Desde pequeña. Como una personita mayor. Si quiere ser actriz, que lo sea.

+¿Tan pequeña y ya sabías lo que era ser actriz?
-Bueno. Artista. Yo veía "Lluvia de estrellas" con Bertín Osborne y decía: "yo quiero hacer eso en la vida". Pero no ha sido fácil. No te creas. Ha sido todo más de peldaño a peldaño, pero en parte es mucho mejor así. Creo que eso me ha hecho ser más firme.

+Porque tus pasos han ido más seguros.
-Por la constancia y la disciplina. Mira, de pequeña yo quería ir a un rodaje como figurante, porque me gustaba ver. Me apetecía saber cómo funcionaba el ambiente de trabajo. A mí no me interesa solo lo de la interpretación. En un set, estoy pendiente de todo, de lo que hace el de las luces, de lo que hace el del sonido.

+Eres una enamorada de la profesión.
-'Jo', sí. Es que es puramente vocacional.

+Entonces, si no pudieras ser actriz, ¿qué hubieras sido?
-Uy. Eso es una cosa que me está picando últimamente: dirigir o escribir.

+¿Te apetecería cambiar en algún momento de tu vida?
-Sí, pero sin presión, sin prisas. Creo que todavía me quedan muchas cosas que aprender. Cuando hay un sueño, una meta, y tienes que dedicarle tiempo y constancia para conseguirlo, hace que sientas respeto por tu profesión y te lo tomes todo más en serio. A mí me ha costado mucho llegar hasta aquí, ahora va a ser aún más difícil mantenerse y tengo que estar alerta y trabajar más.

+¿Un truco para ganar confianza?
-El maquillaje me da esa dosis extra de confianza. Me pongo mi máscara Lash Sensational y ya está: miradón y a comerme el mundo.

+Desde luego que no eres normal, tú molas.
-"Molas". Me gusta. Pero si la gente supiera cómo me veo yo misma. Yo me conozco desde que nací y soy la de siempre. Claro que he cambiado, pero muy poquito a poco. Y eso también es cierto que me ha venido muy bien para mi cabecita.

+Eres muy joven, te puedes permitir el lujo de ser un poco loca.
-Te voy a confesar una cosa: este año me han cambiado muchas cosas en la cabeza. Yo, antes era Hollywood, Hollywood. Soy Leo y soy así. Pero me he dado cuenta de que cuando consigues un sueño, la vida no cambia, sigue siendo todo igual. Tú idealizas algo y piensas lo bueno que es y quizás no te planteas que hay cosas alrededor, antes de conseguirlo, que molan mucho más. O al contrario, que no molan nada. Como estar tan expuesta, que se entrometan en tu intimidad, levantarse a las cinco de la mañana. Y quizás ahora me hagan más ilusión otras cosas antes que Hollywood.

+¿Eso es que están cogiendo fuerza otras cosas en tu vida?
-Es que no se vive a gusto pensando en que tienes que llegar a un punto, se te escapa todo lo demás, lo que estás viviendo, lo que tienes a tu lado. Pero sí, no renuncio a que me llame Tim Burton, o el de "Avatar", James Camaron (risas).

+¡Claro! ¡Y Coppola también!
-¡Ay! ¡Coppola! ¡Sí!

+A ver si lo que va a pasar aquí es que estás enamorada.
-(Risas). Va a ser que sí, sí.

+Lo que ha costado que lo reconocieras.
-Es que si pones el foco en tu vida privada, se convierte en trabajo y no puede ser. Es algo que hablaba con Javier Calvo. Él me decía que la clave de mi éxito estaba en que hay cosas más importantes en mi vida que el trabajo, que mira que me vuelve loca mi profesión, pero hay cosas más bonitas más allá y no quiero que todo sea trabajar. Y como toda chica, una necesita sus tiempos, saber si lo puedo contar, si va en serio. Y yo necesitaba mi tiempo, encontrar ese momento en el que necesitaba contarlo, ¿no? Aunque sí, yo en mi vida privada he sido superhermética.

+Entonces, ¿ese momento acaba de llegar?
-Sí. Yo estoy muy bien. Estoy viviendo mi vida como una chica de 25 años. Tengo mi pareja y lo digo, claro, pero me gusta que sea algo mío.

+O sea, que seguiré viendo vuestros instagrams como si fueran de dos personas desconocidas.
-Es que instagram son fotos de mi vida, no de la suya. Además, como sé el morbo que genera, siento que si colgara una foto de Andrés es como si protistuyeran mi intimidad. No me gusta nada la idea.

+¿Sigues bailando todas las mañanas?
-Eso, todos los días de mi vida. Duchita y música a tope.

+¿Aun viviendo acompañada?
-Me encantaría hacerlo toda mi vida, sí. Acompañada.

+Y, ¿qué te gusta escuchar en tus cascos?
-Me gusta todo: música electronica, funky, jazz.

+Y a Kylie Minogue, ¿la escuchas también?
-(Risas). ¡Sí! Claro, me encanta.

Muy personal
+Si pudiera pedir un deseo sería...
-Hablar inglés perfecto.

+Tu prenda de vestir básica de verano.
-Vestido largo de algodón.

+Ese plato que de verdad, de verdad, me hace la boca agua es...
-El arroz a la cubana, con plátano por favor.

+La última persona a la que susurré 'Dímelo al oído' fue...
-A mi amigo Maxi, estábamos en la disco y no oía un pijo.

+¿Las cualidades que más aprecio en un hombre? Por orden de importancia:
-Sensible, humilde, autosuficiente.

+¿Y en una mujer?
-Segura de sí misma, humilde y divertida.

+Si me traicionan...
-Ya nada volverá a ser igual.

+Un truco infalibre para potenciar mi sexy:
-Rasgarme el ojo con un eyeliner.

+Cuando quiero subir mi ánimo...
-"Hey, Mr DJ put a record on. I wanna dance with my baby"


Reportaje: Revista Cosmopolitan
Fotografía: Fede Delibes
Estilismo: Belén Rastrollo
Maquillaje: Gato para Maybelline
Peluquería: Iván Gómez para Garnier
Producción: Mónica Alvaredo
Agradecimientos: Jardín Vertical Tropical de Naranjas de la China Floristas

0 comentarios:

Publicar un comentario